CABALLO ISLANDES - Fran Llano

CABALLO ISLANDES

Muchas de las personas que me conocen saben lo que Islandia supone para mí, ya no gracias a lo que hablo acerca ello, sino más bien por lo pesado que puedo llegar a resultar con tanta foto de un lugar como este. Quería comenzar con esta sección del blog con algo que me llamó mucho la atención la primera vez que visité Islandia. Efectivamente, hablamos del caballo Islandés. Una vez aterrizado en la isla, te dispones a conducir a través de sus pintorescas carreteras, atravesando campos de lava que repentinamente se convierten en lagunas, para dar paso a un paisaje escarpado lleno de cascadas. Así es Islandia, una montaña rusa paisajística que puede convertir un viaje de 1 hora en coche en toda una tarde de paradas y fotos. Adornando ese paisaje como si de estatuas se tratase, nos encontramos con unos de los habitantes más antiguos de Islandia, sus caballos.

Pura Raza

El caballo Islandés llegó a la isla desde Noruega hace aproximadamente 1100 años, quedando totalmente aislado de cualquier influencia de otro lugar, al encontrarse en mitad del océano atlántico. Este aislamiento, ha producido que prácticamente no adquieran enfermedades y hayan conservado su genética a la perfección. Tal es así, que la legislación Islandesa impide que se importen caballos a la isla, y a su vez, prohíbe el retorno de cualquier caballo que haya sido exportado. Lógicamente, todo no ha sido un camino de rosas a lo largo del tiempo para ellos. La famosa y enorme erupción fisural de Laki en 1783, asociada el volcán  Grímsvötn casi acaba con ellos, reduciendo en un 75% la población de los mismos, y haciendo casi inevitable el abandono de la isla.

Si nos detenemos a observarlos, nos llamará la atención lo pequeños y peludos que son, algo que responde al clima en donde viven. Son muy fuertes, saben nadar perfectamente y son muy longevos, alcanzando los 40 años en algunos casos. Otra de las particularidades que poseen, y que hacen de ellos algo único, es que presentan cinco tipos de pasos. Además de los  famosos “paso”, “galope” y “trote”, desarrollan el Tölt y el “flying pace” o paso acelerado, que son altamente llamativos, haciendo que el jinete prácticamente no se mueva.

Atendiendo a la mitología Nórdica, estos caballos presentan un papel protagonista, ya que eran venerados como símbolo de fertilidad, entre otras cosas. Así encontramos al caballo de ocho patas de Odín, Sleipnir, y numerosas historias recogidas en las Sagas Islandesas que hacen de ellos un elemento crucial en el desarrollo de la población en un lugar tan inhóspito como Islandia en aquellos tiempos.


Gracias por la visita y espero que hayáis disfrutado.

Un cordial saludo,

FRAN

Powered by SmugMug Log In